14 °C /
C: 18.10 | V: 18:38

Fiesta y esperanza, recuerdos de la visita de Francisco

Por: Carlos Soria
17 de febrero, 2019 - 10:25 | Juárez

Ciudad Juárez.- Se conmemoran tres años de la visita del Papa Francisco a Ciudad Juárez como parte de las actividades del alto jerarca de la iglesia católica en México aquel 2016. 

Los recuerdos y las anécdotas se mantienen vivas en la memoria de aquellos que salieron a las calles por fe o simple curiosidad. 

Desde que se anunció que Francisco incluiría a Ciudad Juárez en el itinerario de su visita a México, la emoción se dejó sentir entre los fieles católicos y la comunidad religiosa. 

Fueron meses de preparación, de logística y de planeación para que el Papa pisara suelo fronterizo el 17 de febrero del 2016. 

Desde su llegada al aeropuerto Abraham González, Francisco agradecía el ánimo de los juarenses, de ahí su primer evento en el CERESO de la ciudad donde se reunió con internos y autoridades. Uno de los momentos más emotivos del encuentro fue el gesto que Su Santidad tuvo con los reos donde compartió oración con ellos. 

“Ya tenemos varias décadas perdidas, pensando y creyendo que todo se resuelve aislando, apartando, encarcelando, sacándonos los problemas de encima, creyendo que esas medidas solucionan verdaderamente los problemas… Hermanos, siempre me pregunto al entrar a una cárcel ¿por qué ellos y no yo?, y es un misterio de la misericordia divina, y esa misericordia divina hoy la estamos celebrando todos mirando en esperanza hacia delante...”, comentó Francisco en el CERESO.

Durante los trayectos de la caravana papal por las calles de Juárez, las muestras de cariño y de agradecimiento no se hacían esperar, pues era un hecho que marcaba la historia de Juárez y que atraía de nuevo los ojos de la prensa internacional a la ciudad pero con otra visión, dejando atrás la violencia que hace años golpeaba a la frontera.

Francisco también se reunió con empresarios y trabajadores, con familias en el gimnasio del Bachilleres, ahí el mensaje fue para la clase obrera y los patrones, también para las familias.

Ahí el Papa mencionó la importancia de generar oportunidades para los jóvenes:

“Uno de los flagelos más grandes a los que se ven expuestos los jóvenes es la falta de oportunidades, de estudio y de trabajo sostenible y redituable que les permita proyectarse, y esto genera en tantos casos situaciones de pobreza y marginación. Y esta pobreza y marginación es el mejor caldo de cultivo para que caigan en el circulo del narcotráfico y la violencia. Es un lujo que no nos podemos dar, no se puede dejar solo y abandonado el presente y el futuro de México”.

Ese día, más de 2 millones de personas, hombres, mujeres, niños y jóvenes salieron a las calles para ver con sus ojos el evento histórico de la visita papal, fue día de asueto para la ciudad. Los cantos, las oraciones y alabanzas se dejaban escuchar en cada cuadra.

El momento culminante de la visita del Papa a Ciudad Juárez fue la reunión que tuvo con los fieles católicos en El Punto, a la orilla del Río Bravo y justo en la frontera con Estados Unidos, lugar donde ofició misa y mandó un mensaje de unidad entre el pueblo mexicano y tolerancia para quienes buscan oportunidades fuera de su tierra, para los migrantes. 

“Nos encontramos frente al misterio de la misericordia divina, la misericordia rechaza siempre la maldad tomando muy enserio al ser humano, apela siempre la bondad de cada persona, aun que este dormida o anestesiada… Un paso, un camino cargado de terribles injusticias, esclavizados, secuestrados, extorsionados muchos hermanos nuestros son fruto del negocio del trafico humano… No solo sufren la pobreza, si no que además tienen que sufrir todas estas formas de violencia e injusticia que se radicaliza en los jóvenes, ellos carne de cañón, son perseguidos y amenazados cuando tratan de salir del espiral de violencia y del infierno de las drogas. ¿Y que decir de tantas mujeres a quienes les han arrebatado injustamente la vida?”. 

Aunque fueron pocas las horas de la visita papal, Francisco le dio a Juárez la unidad que hace tiempo se buscaba, la alegría y familiaridad se respiraba en las calles de Juárez sin importar si la gente fuera creyente o seguidora de la iglesia católica, el hecho fue histórico y como tal importante para la frontera. 

“Me he sentido acogido, recibido por el cariño, la fiesta y la esperanza de eta gran familia mexicana, gracias por haberme abierto las puertas de sus vidas, de su nación, de su ciudad”, dijo el Papa Francisco.

Fiesta y esperanza, recuerdos de la visita del Papa Francisco

A 3 años de la visita del Papa Francisco los recuerdos de aquel día sieguen presentes entre los fronterizos. Checa la nota aquí: https://goo.gl/dLcyZ6

Publicado por Netnoticias.mx en Sábado, 16 de febrero de 2019
También te recomendamos
Ir a versión de escritorio