19 °C /
C: 18.11 | V: 18:31

Clero lascivo

Por: Cuauhtémoc Monreal Rocha
12 de febrero, 2019 - 06:06 | Opinión

No hagas a otro lo que no quieras que te hagan a ti. Regla de Oro.

El domingo prometía ser como otro cualquiera, nublado y poco fresco pero hasta ahí; nos levantamos a leer los diarios locales vía internet y... ¡sopas!, nos encontramos con una noticia bomba que debió haber caído como balde de agua congelada, tanto dentro de la feligresía que conforma la iglesia católica fronteriza y el propio clero, cuyos prelados también se hace llamar iglesia, salvo opinión en contrario.

Al  "ler" la noticia, de inmediato nos acordamos del libro del escritor colombiano Fernando Vallejo Rendón:  La Puta de Babilonia, un ensayo sobre el clero católico y la historia negra del Vaticano, donde la lascivia, la pederastia, la concupiscencia y la homosexualidad, han estado presentes desde la construcción de la Basílica de San Pedro, ensayo que deja a un lado la fe de los creyentes y el nombre de Dios, para señalar solamente la vida depravada del clero lascivo, en el mayor recinto de la cristiandad universal.

Francisco, el actual Sumo Pontífice del catolicismo, llegó al sagrado recinto romano, sabiendo que el clero católico tenía una pésima imagen dadas las prácticas sexuales de algunos de sus miembros, en todos los niveles, pero sobre todo, por la gran cantidad de denuncias contra muchos sacerdotes católicos, acusados de pederastia, sin dejar a un lado el tristemente célebre "lobby gay".

¿En qué quedó la lucha de Pancho, "El Che Boludo", en contra de este mal nocivo para la iglesia de Cristo? No lo sabemos, lo que sí se sabe es que cada día, el clero católico sigue reflejando una pésima imagen ante su grey, cuando hay una denuncia contra un sacerdote pederasta u homosexual; el penúltimo sacerdote (nos autocensuramos guardando el nombre del cura, porque merece el beneficio de la duda) acusado de pederastia por violar a una niña de 11 años 11, oficiaba en un templo de la H. Ciudad Juárez; esperemos que sólo sea un chisme y su nombre y  oficio de prelado, queden limpios, dada la imagen positiva que hay detrás de este hombre de carne y hueso, en beneficio de la comunidad juarense. Que así sea. Vale.    

Por: Cuauhtémoc Monreal Rocha

También te recomendamos
Ir a versión de escritorio