19 °C /
C: 18.11 | V: 18:31

PRIMOR y PRIAN, gatopardismo del lopezobradorista en Oaxaca

Por: Alfredo Martínez de Aguilar
04 de febrero, 2019 - 05:50 | Opinión

* Antes que se cumplan los primeros Cien Días de Gobierno, el Presidente López Obrador y su partido Morena han sido derrotados en Oaxaca. Primeramente, por el PRIMOR, es decir, por la tribu de Salomón Jara Cruz en Morena y el PRI-gobierno.
* El nombramiento de la ex priista y ex panista Cony Rueda, como delegada del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), es otro severo revés a la Cuarta Transformación en Oaxaca. PRIMOR y PRIAN reflejan el gatopardismo del lopezobradorismo en Oaxaca.

Oaxaca es tierra de eterna contradicción y brutales contrastes: sabiduría e ignorancia, opulencia y miseria. En Oaxaca, la realidad es increíble y lo increíble se hace realidad. Como el Ave Fénix resurge de sus cenizas. Al afirmarlo, no hay soberbia alguna, pero sí, humana presunción.

Su singularidad es única en el mundo. Véanlo si no. Andrés Manuel López Obrador arrasó, una vez más, con su mesianismo populista en Oaxaca. El estado sureño, fue el quinto de los 10 estados con mayor votación a favor de AMLO con el 65,27%, equivalente a un millón 67 mil 384 sufragios.

Los pobres, sobre todo, compraron, otra vez, la esperanza de cambio. López Obrador volvió a vender ilusiones de justicia social. Oaxaca, fue superado por Tabasco con 80,08% de los votos, Tlaxcala con 70,59%, Quintana Roo con 67,13% y Morelos con 65,95%.

Con la complicidad de amplios sectores de la propia “mafia del poder”, el “efecto Peje” aplastó literalmente al PRIAN y al PRD. Los oaxaqueños pobres no aprendieron la burla democrática de la coalición izquierdista Unidos Contra la Paz y el Progreso.

Los dirigentes públicos y clandestinos de las organizaciones sociales radicales nuevamente usaron y vendieron a los pobres, indígenas, campesinos y colonos. De igual manera lo hicieron en 2010 para imponer a Gabino Cué Monteagudo, el mayor saqueador de la historia.

En una copula antinatural, se juntaron el agua y el aceite de la derecha del presidente Felipe Calderón del Partido Acción Nacional (PAN) y la izquierda de Andrés Manuel López Obrador, quien dio el visto bueno desde el Partido de la Revolución Democrática (PRD).

El ex priista Dante Delgado y el mercenario salinista de Alberto Anaya, dirigentes vitalicios del partido Movimiento Ciudadano (MC) y del Partido del Trabajo (PT), también se burlaron de los oaxaqueños con la simulación democrática del gobierno de Gabino.

Acrecentar la ignorancia y la miseria, es el gran negocio de los falsos redentores sociales y pseudorevolucionarios. Desde la anarquía -¡Al diablo las instituciones!-, su principal fuente de riqueza son las presiones y el chantaje político-económico.

Así ha sido durante casi medio siglo, desde la década de los 70. Los dueños de los establos y las jaurías son los mismos de ayer. Aunque viejos y algunos enfermos de cáncer, los dirigentes públicos y clandestinos de los activistas y milicianos son, también los mismos.

Nada nuevo ni extraño, finalmente, en Oaxaca. Tres años antes del triunfo de Andrés Manuel López Obrador, el PRI entregó la Presidencia de la Mesa Directiva de la LXII Legislatura local del Congreso del Estado al Movimiento de Regeneración Nacional.

El gran ganón, fue el diputado del Movimiento de Regeneración Nacional Jesús Romero López, llamado El Niño de Oro por su cuantiosa riqueza, inmortalizado en un audio-escándalo entre mentadas de madre por el ex gobernador Ulises Ruiz como “Charbelín”.  

Sin embargo, antes que se cumplan los primeros Cien Días de Gobierno, el Presidente López Obrador y su partido Morena han sido derrotados en Oaxaca. Primeramente, por el PRIMOR, es decir, por la tribu de Salomón Jara Cruz en Morena y el PRI-gobierno.

El senador morenista utiliza a la diputada Laura Estrada Mauro, cuyo desempeño ha sido severamente cuestionado como presidenta de la Junta de Coordinación Política por sus acuerdos con el PRI, al aliarse a Alejandro Avilés Álvarez, coordinador parlamentario del tricolor.

Una de las primeras grandes batallas ganadas por el gobernador Alejandro Murat, fue que la mayoría del Movimiento de Regeneración Nacional en la LXIV Legislatura del Congreso del Estado aprobara por unanimidad y no quitara ni una coma a su Presupuesto 2019.

Hábiles y perversos los operadores priistas conocen el precio de los morenistas hoy en los cuernos de la Luna. El coordinador legislativo del PRI, Alejandro Avilés Álvarez, exhibe en las redes la cercanía con la superdelegada Nancy Ortiz Cabrera. Los memes no se hicieron esperar.

Además, el nombramiento de la ex priista y panista Cony Rueda Gómez, como delegada estatal del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), es otro severo revés a la Cuarta Transformación en Oaxaca. PRIMOR y PRIAN reflejan el gatopardismo del lopezobradorismo en Oaxaca.

Aun cuando los morenistas jamás lo acepten, la falta de ratificación de la maestra Juana Hortencia Morales Sánchez, hermana del ex perredista Rey Morales Sánchez, como delegada estatal del Seguro Social, por el Consejo Técnico del IMSS, es una rotunda derrota infringida por el PRIAN.

Mucho jugó a favor del nombramiento de Cony Rueda la estrecha cercanía con el ex presidente Felipe Calderón de la que también se benefició en su momento Juan Iván Mendoza, con el director general del Seguro Social, Germán Martínez Cázares, y con Pepe Murat.

No está a discusión, desde luego, la inteligencia y habilidad de Cony para brincar de los Partidos Revolucionario Institucional a Acción Nacional y, ahora, al Movimiento de Regeneración Nacional. Al fin, artista istmeña, sabe tejer fino en la política saltimbanqui del arcoíris.

Un breve recuento a vuela pájaro de su trayectoria política la ubica con el apoyo de Pepe Murat como ex directora del Instituto de Artesanías de Oaxaca (ARIPO) durante el gobierno priista de Ulises Ruiz Ortiz y candidata a diputada del PAN por Juchitán de Zaragoza.

En el pasado, su fortuna llegó con la presidencia de Felipe de Jesús Calderón Hinojosa al ser nombrada delegada de la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) y su fallido búsqueda de la candidatura del PAN a la alcaldía capitalina la acercó a Susana Harp.

Las oaxaqueñas han utilizado el canto y la bohemia para satisfacer sus ambiciones políticas, al igual que la esposa del presidente, Beatriz Gutiérrez Müller, así que nada de extraño tiene que reciban un gran impulso político por parte de la historiadora. Al tiempo.

Detrás de la noticia

Alfredo Martínez de Aguilar

alfredo_daguilar@hotmail.com

director@revista-mujeres.com

@efektoaguila

Las opiniones emitidas en esta columna son responsabilidad de quien la escribe y no reflejan necesariamente la línea editorial de este medio.

También te recomendamos
Ir a versión de escritorio