6.3°C / 43.3°F
C: 18.50 | V: 19.10

Orejas y cornada

Por: Manolo de la Laguna
08 de enero, 2019 - 06:11 | Opinión

Primera corrida del año, dado lo modesto del cartel, nuevamente los tendidos de la plaza México, en la décima corrida de la temporada, se vieron desolados, desangelados, vacíos, solos y demás sinónimos que se te ocurran aficionada (do) lectora (or), se corrieron 7 toros 7 de Rancho Seco y uno de Monte Caldera, reses que solamente estuvieron bien presentados, para no ahondar más en el asunto.

Cuando escribimos la palabra modesto, no lo hacemos de mala leche o con el ánimo de ofender a los príncipes de seda y oro, nada de eso, es porque, desgraciadamente, estos buenos toreros mexicanos, no tienen cartel y si a eso le agregamos que torean poco, cuando los ponen en los carteles del gran coso, no meten a los aficionados a la plazota de la colonia Noche Buena.

En esta corrida hicieron el paseíllo Fabián Barba, vestido de azul marino y oro; Ernesto Javier Tapia, con un terno grana y oro y Diego Sánchez, de azul y obsidiana, quienes llegaron a la plaza con mucha ilusión y ganas de lograr el triunfo grande, como buenos toreros que son.

Fabián logró cortar la primera oreja de la tarde al toro " Ochentón" después de realizarle, una faena corriéndole la mano por ambos lados y aunque ya no pudo redondear la tarde con "Pastorcito", el hidrocálido regaló un toro "Mitotero" que al capotearlo de rodillas en los medios de la plaza, lo costaleó de fea manera, infiriéndole además una cornada que no le permitió ya a Fabián, regresar al ruedo, por lo que Calita mató al bicho. Tapia fue llevado en ambulancia al hospital.

El segundo espada Ernesto Javier, esperó a "Epifanio" y este se dejó más o menos torear, estirándose en muletazos largos, el nativo de Naucalpan, para cortar la segunda oreja de la tarde, cosa que tampoco pudo lograr con "Gaspar", escuchando dos avisos, por lo que, encastao el mexiquense, también regaló un toro "Melchor" a quien después de riñonuda faena, le tumbó la oreja, para salir a hombros y por la puerta grande, siendo el triunfador del festejo.

Diego espero al tercero y último del encierro, el primero se llamó "Baltazar" y el segundo "Rey Mago"; el chaval estuvo voluntarioso, pero le tocó lo peor del encierro, por lo que el hidrocálido, sin tener mala tarde, demostró que quiere ser torero y para ello, su papá debe dejarlo solo, pues ya lo dice la sentencia taurina, torero con papá, de vedet nunca saldrá Vale.

Barrera de sol

Por: Manolo de la Laguna

También te recomendamos
Ir a versión de escritorio