10.6°C / 51.1°F
C: 19.40 | V: 19.90

El tren

Por: Alejandro Velasco
31 de octubre, 2018 - 03:15 | Opinión

El lunes se presentó un accidente en el que un camión de transporte público se vio envuelto en un accidente con el tren. 

La unidad circulaba de poniente a oriente sobre Santos Doumont y eje vial Juan Gabriel, al llegar a las vías, el chofer, no se percató o posiblemente le quiso ganar el paso al tren y éste lo impactó.

El choque fue justo a la mitad de la unidad de transporte, dejando al menos 32 personas lesionadas, de los cuales 17 fueron trasladadas a recibir atención médica y una joven de la secundaria 89 fue quien resultó con mayores lesiones misma que murió de traumatismo craneoencefálico por un fuerte golpe en la cabeza, pues se encontraba sentada justo en la parte en donde el tren golpeó con el camión, ingresando en estado crítico a la clínica; la víctima solo contaba con 15 años de edad. Por su parte el chofer de la unidad se dio a la fuga, pero su ayudante que también presentó lesiones fue detenido por su probable responsabilidad en este accidente.

Y este incidente, de nuevo pone de manifiesto la falta de pericia de algunos choferes de transporte público o su irresponsabilidad pero también la presión que le ponen algunos inspectores, no de transporte, sino de los mismos concesionarios que están tomando los tiempos de llegada y salida de las unidades, quienes si se tardan unos minutos en llegar o llegan con anticipación a los distintos puntos en los que deben hacer parada, les aplican multas que aunque no son muy onerosas, si les aplican varias de estas amonestaciones, si les pega en sus ganancias, es por esa razón es que vemos en ocasiones ruteras que van a toda velocidad, metiéndose en los carriles que no les corresponde, pasándose los semáforos y altos o incluso dejando de recoger pasaje que les significaría más ingresos, pero como van muy apurados, prefieren llegar a tiempo que subir más gente, también es por la misma razón que vemos camiones que van a vuelta de rueda, ya que, como le comentaba, si llegan antes también los sancionan, es decir, de todas, todas les aplican sus multas.

Muy posiblemente en este caso el chofer que manejaba la unidad que impactó el tren, sintiendo la presión, pensó que podía ganarle el paso a la locomotora y decidió arriesgarse, como lo hacen muchos otros choferes del transporte, pero no solo ellos también algunos automovilistas hacen los mismo se atraviesan en las vías pese a ver que el ferrocarril se aproxima y retan a la suerte, arriesgándose, no solo ellos, sino a quienes los acompañan en el vehículo, los cuales pueden ser sus familiares o amigos.

Es de reconocer que el tren debería de respetar los horarios que le fueron asignados para poder pasar por esta ciudad, los cuales se diseñaron para perjudicar lo menos posible a la población, lo malo es que no los respetan y a esto se debe sumar que por parte de Ferromex aún faltan dos obras que ayudarían a evadir el paso del tren, mismas que desde la administración de Felipe Calderón fueron autorizados y se les asignó el presupuesto correspondiente, pero por alguna razón, no se han llevado a cabo y ahora las actuales autoridades de nuestra ciudad están en busca de que estos trabajos se ejecuten, también algunos legisladores dicen que van a buscar el mismo propósito, así que esperamos que de verdad lo exijan pues, como le decía, los recursos ya estaban asignados y nada se ha dicho de una posible reasignación, por lo que, en teoría, esas obras todavía se pueden reclamar, al menos, esa es la idea…

También te recomendamos
Ir a versión de escritorio