17.5°C / 63.5°F
C: 18.00 | V: 18.77

¿Por qué "sentimos" el olor de la lluvia?

Por: Agencia AP
Agencia Notimex
14 de septiembre, 2018 - 13:22 | De Interés

Cuando caen las primeras gotas de lluvia del verano al suelo caliente y seco, ¿acaso notas el aroma?

Por supuesto, la lluvia no tiene olor en sí misma. Pero justo antes de que comience a llover, el aire se llena de un olor “a tierra” – un perfume almizclado, fresco y, por lo general, agradable – conocido como “petricor”.

Este olor proviene de la humectación del suelo. El proceso que causa el petricor fue documentado por primera vez por científicos australianos en 1964 y en la década de 2010 los científicos del Instituto de Tecnología de Massachusetts estudiaron la mecánica del proceso.

El petricor es una combinación de compuestos químicos aromáticos. Algunos de ellos son los aceites esenciales de las plantas.

El primordial responsable del petricor es la actinobacteria, diminutos microorganismos que se hallan en áreas rurales y urbanas y también en entornos marinos. Estos microorganismos descomponen la materia orgánica muerta, o en descomposición, en compuestos químicos simples que luego se transforman en nutrientes para el desarrollo de plantas y otros organismos.

Un subproducto de su actividad es un compuesto orgánico llamado geosmina que contribuye al petricor. La geosmina es un tipo de alcohol con un olor similar al del alcohol disinfectante.

Típicamente las moléculas de alcohol tienen un olor intenso, pero la compleja estructura química de la geosmina la hace especialmente perceptible, aun en cantidades muy pequeñas.

El olfato humano es capaz detectar hasta minúsculas fracciones de geosmina en cada billón de moléculas de aire.
Durante una sequía prolongada, cuando pasan varios días sin lluvia, el proceso de descomposición de la actinobacteria se ralentiza. Justo antes de un aguacero, el aire se torna más húmedo y el suelo comienza a humedecerse.

Esto ayuda a acelerar la actividad de las actinobacterias y se produce más geosmina.

Cuando las gotas de lluvia llegan al suelo – en especial, cuando se caen sobre superficies porosas como la tierra suelta o el áspero concreto – salpican y hacen brotar diminutas partículas llamadas aerosoles.

La geosmina y otros compuestos del petricor presentes en el suelo o disueltos dentro de las gotas de lluvia se liberan en forma aerosol y el viento los dispersa por la zona alrededor.

Si hay una lluvia fuerte, el aroma del petricor puede viajar rápidamente en la dirección que sopla el viento y así alertar a las personas de que pronto lloverá.
El olor desaparece después de que pasa la tormenta, cuando el suelo comienza a secarse. Esto deja a las actinobacterias en espera – listas para ayudarnos a detectar cuándo caerá el próximo aguacero.
 

 

También te recomendamos
Ir a versión de escritorio