30.3°C / 86.6°F
C: 18.24 | V: 19.36

Ley seca, ¿costumbre o necesidad?

Por: Alejandro Velasco
28 de junio, 2018 - 05:51 | Opinión

De nueva cuenta los ciudadanos que gustan de consumir bebidas espirituosas tendrán que enfrentarse a la llamada ley seca, en la que las autoridades prohíben la venta en botella cerrada y por copeo de toda bebida que contenga alcohol, esto lo justifican diciendo que lo que se pretende es prevenir que se den hechos violentos o enfrentamientos en las casillas de votación por que algún ciudadanos podrían llegar en estado inconveniente y en apariencia la justificación parece aceptable, sin embargo la realidad es que con esta prohibición lo que algunas personas hacen es acudir a las tiendas de conveniencia y licorerías a abastecerse para los días en que la venta estará prohibida y lo más contradictorio es que hay gente que ni siquiera toma, pero ante la restricción, decide también hacer estas compras que parecen de pánico ante el anuncio de la autoridad.

Pero también está la situación de que pese a la medida, si llegan algunos ciudadanos pasados en copas que se aferran a entrar a las casillas, aunque se tiene la instrucción de que cuando llegue una persona en estado inconveniente no se le permita el ingreso, ya que no está en sus cinco sentidos y por lo mismo no es adecuado que ingrese a ejercer su derecho al voto, así que la famosa ley seca no funciona o no como se esperaría.

Así mismo mucha gente pide que ese tipo de prohibiciones ya se dejen de aplicar pues en la práctica resulta inoperante, ya que según las propias negociaciones que se dedican a la venta de estos productos, los días previos a la ley seca es cuando registran ventas record muy por encima de lo que se hace en un día cualquiera, lo que si agradecen algunos trabajadores es que por la misma razón, algunos negocios no abren ante tal prohibición.

Hay que decir que quien quiere tomar lo hará con prohibición o sin ella, lo malo es que también quien no toma, entonces si lo hace, como una manifestación de rebeldía frente a las autoridades, además de que como ciudadanos ya no estamos en los tiempos en que a la gente se le tenía que decir cómo comportarse, bueno eso es lo que uno esperaría.

Claro que también están quienes apoyan la ley seca, pues consideran que efectivamente la gente asistirá tomada a las elecciones, cosa que se antoja difícil, ya que cuando no está vigente esta ley no vemos decenas de personas en la vía pública cayéndose de borrachos, y lo mismo pasa en un fin de semana de elecciones.

Pero lo que si llega a ocurrir es que gente en sus cinco sentidos si tiene la intensión de violentar una casilla, pero lo hace perfectamente sobrio y con un propósito muy en particular y por lo mismo no toma una gota de alcohol pues tienen una encomienda que cumplir y con eso en mente, lo menos que hacen es ingerir bebidas alcohólicas.

Quien sabe hasta cuándo nuestras autoridades nos dejen de tratar como niños pequeños y dejen de llevar a la práctica una ley que más parece una costumbre que una medida de prevenir violencia, aunque la intensión es buena en ocasiones provoca más enojo en la población que de por sí ya está molesta con lo que pasa en nuestro país y esa no debería ser la idea…

También te recomendamos
Ir a versión de escritorio