10.7°C / 51.3°F
C: 19.37 | V: 19.87

Ley seca…

Por: Alejandro Velasco
28 de junio, 2018 - 03:15 | Opinión

En nuestro país cuando se va a celebrar una elección de cualquier nivel ya sea municipal, estatal o federal se aplica la denominada “Ley seca”, misma que prohíbe la venta de bebidas alcohólicas en botella cerrada o por copeo, durante cierto número de horas, por lo regular todo el tiempo que dure la jornada electoral, tal restricción se ha intentado desaparecer sobre todo a solicitud de los comerciantes de estos productos, pues dejan de ganar una cantidad importante de dinero con su puesta en marcha, sobre todo los dueños de restaurantes y bares.

No se sabe con exactitud desde cuando se aplica la ley seca, pero algunos coinciden en señalar que los esfuerzos para prohibir el alcohol a nivel nacional comenzaron a principios del siglo XX y continuaron hasta los años treinta en México, según un artículo de la Facultad de Economía de la UNAM.

En 1929, el gobierno federal lanzó una campaña antialcoholismo con el objetivo de “mejorar la condición moral y económica del obrero”. Pero el resultado fue el surgimiento del mercado negro, un efecto similar a la prohibición de alcohol en Estados Unidos durante la misma época. La campaña de 1929 duró solo un par de años, según el artículo.

Estas restricciones resurgieron para las temporadas electorales. En ese sentido se estima que las primeras leyes o decretos de ley seca durante los comicios surgieron en los años 40. Época en la que los políticos o partidos utilizaban el alcohol para movilizar a la gente y había grandes reacciones violentas o altercados por su consumo, pero eso ya no sucede en México, o al menos esa es la creencia.

Y precisamente basándose en lo anterior es que no solo los comerciantes de vinos y licores, sino una buena parte de la sociedad estima no necesaria tal medida, pues incluso su implementación provoca la venta excesiva de todo tipo de bebidas alcohólicas, bueno hasta quien regularmente no las consume decide acudir a las tiendas de conveniencia, licorerías y supermercados a comprar, “por si se ofrece”, así que al final la medida no da los resultados para lo que fue creada.

A nivel federal, la ley general de instituciones y procedimientos electorales indica en su artículo  300: “El día de la elección y el precedente, las autoridades competentes de acuerdo a la normatividad que exista en cada entidad federativa, podrán establecer medidas para limitar el horario de servicio de los establecimientos en los que se sirvan bebidas embriagantes."

Esta restricción en sí no es una ley general, se implementa a nivel local y las instituciones electorales locales son las que en algunos casos y a su discreción tienen que solicitar el que se prohíban bebidas alcohólicas 

También es de llamar la atención que su aplicación en ocasiones se lleva a cabo por cuestiones de costumbre, al menos así lo dijo Ignacio Castro Velázquez, jefe del departamento de Gobernación del Estado Zona Norte, cuando hizo el anuncio de la ley seca para la mañana del sábado 16 de septiembre, con motivo del desfile del aniversario 207 del inicio del movimiento de independencia y textualmente mencionó que el motivo de la implementación ya es una costumbre,  y pretende evitar el consumo de alcohol durante un evento público, lo cual pudiera llevar a algunas personas a conducir en estado de ebriedad o causar riñas.

Cabe aclarar que la medida aplica solo para la venta no para su consumo, pues quien “se preparó” puede ingerir dentro de su domicilio particular las bebidas que haya adquirido, y lo que sí está prohibido con o sin ley seca, es el consumo en vía publica, por lo mismo quien sea sorprendido en la calle tomándose sus “alipuses” será sancionado, y recordemos que también aplica la detención de toda persona que sea sorprendida manejando con unas copas de más, por lo mismo parece que es aún menos necesaria la famosa ley seca.

Por lo pronto en algunos estados si se ha conseguido retirar tal prohibición; es el caso de Veracruz, ahí ya no existe la ley seca desde junio de este año a solicitud de integrantes de la CANACO, por supuesto que tiene apenas unos meses del acuerdo así que aún no se sabe que diferencias podrían presentarse, mientras en Juárez seguimos con la restricción y lo único que provoca es, como lo comentaba renglones arriba, compras de pánico y la venta clandestina de bebidas alcohólicas y esa no es la idea.

También te recomendamos
Ir a versión de escritorio