30.1°C / 86.2°F
C: 17.80 | V: 18.50

Parlamento británico rechaza cambios a Brexit

Por: Agencia AP
Associated Press
13 de junio, 2018 - 15:01 | Internacional

Londres.- El parlamento británico rechazó el miércoles propuestas de legisladores pro Unión Europea que buscaban mantener al Reino Unido en la unión aduanal y el mercado único del bloque tras el Brexit.

Los resultados son una victoria para el gobierno conservador de la primera ministra Theresa May, que está determinado a sacar al país de la UE el año próximo. Pero el frágil gobierno de minoría de May enfrenta más obstáculos en el camino, y es duramente criticado por ambos lados del debate sobre Europa.

La Cámara de los Comunes votó por amplio margen contra el llamado a unirse al Área Económica Europea _ un grupo que incluye a las naciones de la UE y a Noruega _ luego de la oposición de los líderes conservadores y laboristas.

Los legisladores rechazaron también, por margen más estrecho, llamados a mantener al Reino Unido en la unión aduanal con la UE.

Las votaciones se produjeron luego de dos días de intensos debates sobre la legislación clave del gobierno para el Brexit: la Ley de Retirada de la Unión Europea, que tiene el objetivo de eliminar los lazos británicos con el bloque luego de 40 años de membresía. En una serie de votaciones, la Cámara de los Comunes básicamente revirtió cambios insertados por la Cámara de los Lores que habrían suavizado los términos del Brexit.

Pero el resultado es casi seguramente temporal. Muchos legisladores dijeron que parecía probable que Gran Bretaña tenga que permanecer en la unión aduanal con la UE, pese a que el gobierno insiste en que se saldrá. El gobierno dice que salir de la unión aduanal le permitirá al país llegar a acuerdos comerciales en todo el mundo. Pero muchas empresas temen que significará aranceles y otras barreras para productos británicos en Europa.

Además amenaza la frontera actualmente invisible entre Irlanda del Norte _que es parte del Reino Unido_ y la República de Irlanda, miembro de la UE. La propuesta de ley promete que la frontera seguirá abierta y que no habrá “infraestructura física, incluyendo postes fronterizos, ni retenes y controles”. Pero el gobierno británico no ha explicado cómo lo logrará, si el Reino Unido y la UE tienen diferentes reglas aduanales.