29.1°C / 84.3°F
C: 18.15 | V: 18.70

Villorrios de España

Por: Manolo de la Laguna
28 de mayo, 2018 - 05:51 | Opinión

Tarde calurosa en el norte de México, va llegando el verano y con él los días infernales, los días de ponerse de mal genio por cualquier quítenme estas pajas y hay que tener los aires a todo lo que dan para estar más o menos cómodos dentro de casa, de los centros comerciales, cafés, bares o cines; si lo dudan quienes nos "len" en el sur del país, dense una vueltecita por acá y lo comprobarán.

En estos días no hay toros en el país, todo está en calma, mientras que al otro lado del charco, la temporada española está a todo lo que da, se torea en todo el territorio, incluidos los Villorrios de España, por muy alejados que estén de las grandes ciudades y la gente se divierte con su fiesta nacional y más ahora que el Real Madrid, volvió a ganar la orejona.

Y precisamente por uno de esos villorrios de España, van a torear dos mexicanos y un hispano, se trata de un pueblecillo llamado Rozas de Puerto Real, que pertenece a la comunidad de Madrid; viven entre quinientas o seiscientas personas según el último censo, quienes van a celebrar en su placita de toros, apenas su segundo festejo taurino.

Alternarán en el "Valle del Terror", como también se le conoce a esa región Rosalinda, los mexicanos ¡mi Dios! Joselito Adame y Sergio Flores, quienes alternarán con Juan del Álamo, sin saber si torearán, dado el aforo de la pequeña plaza, erales o utreros de Alcurrucén, bien presentados.

Y escribimos lo anterior porque dudamos que les vayan a echar a los alternantes, cuatreños o cinqueños, ya que el aforo de la pintoresca placita rosalezca, no paga la bravura y porque además, no creemos que todo Madrid, se traslade a Rozas de Puerto Real, el próximo 23 de junio y mucho menos los aficionados del tendido 7 de Las Ventas. De todas maneras, que Dios reparta suerte para los mexicas y su alternante.

No cabe duda que los aztecas tienen que salirle a todas en las regiones de España, aunque sea por la jama. ¿Veremos algún día a algún torero hispano, figura o no, toreando por unas cuantas monedas en un villorrio mexicano? ¡Cómo está cañón!, pues todos ellos vienen a hacerla América y a imponer sus caprichos, sin que haya empresarios, ganaderos, autoridades o asociaciones de matadores que los detengan.

Todo sea por el amor de Dios. Vale.

Barrera de sol

Por Manolo de la Laguna