9.8°C / 49.6°F
$18.20 - $19.20
acuantoeldolar.com

Basura y la desolación política; renuncia a educación y cultura

Por: Alfredo Martínez de Aguilar
01 de septiembre, 2017 - 05:05 | Opinión

Oaxaca es tierra de eterna contradicción. Ignorancia, inteligencia y sabiduría. Pobreza y miseria extrema e insultante riqueza material. Hambre y desnutrición, despilfarro y pudrición de alimentos.

Soberbia insoportable en los gobernantes, políticos y servidores públicos, y en contrapartida estoica humildad en el pueblo a grado tal que, a cotidianamente toca la heroicidad y hasta la santidad laica. 

Frente al orden y respeto la más devastadora anarquía, fuente principal de riqueza, mediante el saqueo, las presiones y los chantajes. Limpieza y proliferación de basura, sobre todo, política.  

Valentía para salir a jugarse la vida en el día a día ante la creciente inseguridad y violencia brutal, y la más condenable apatía, valemadrismo, cobardía, abierta complicidad y corrupción escandalosa. 

Esta cruel y descarnada realidad ha sido excelente caldo de cultivo de la fauna política más nociva en las organizaciones sociales, ratas, cucarachas, moscas y mosquitos, perros y gatos callejeros.

Son los activistas y milicianos, cholos, alcohólicos y adictos, narcomenudistas, ladrones y asaltantes, que participan en marchas, bloqueos de calles, carreteras y el basurero metropolitano.

La reciente presentación de la edición 184 de agosto de la Revista Mujeres Shaíque, fue ocasión propicia para compartir algunas reflexiones sobre la dramática realidad presente de Oaxaca.

Ante doña Martina Escobar Montero y el licenciado Edgardo Aguilar Morales y sus hijos Adriana y Edgardo, y su esposa Federica, hicimos un llamado a la conciencia, a compartir familiarmente.

En presencia de ejemplares oaxaqueños, entre ellos artistas plásticos, cuyo trabajo  admiramos, preguntamos cuándo, dónde y por qué se dio el punto de quiebre en el estado de Oaxaca.

Y ello ocurrió, pese a que históricamente generaciones de ilustres oaxaqueños dignos, valientes y patriotas, como los presentes, contribuyeron a construir el país, no solo la ciudad ni solo el estado. 

La respuesta es por demás obvia. El punto de quiebre en Oaxaca se dio cuando los padres, a partir de los 70 olvidaron el derecho/obligación fundamental de educar,  no solo escolarizar a sus hijos.

La educación se mama en el hogar y si uno de los dos padres falla, el resultado será nefasto por la desintegración familiar. Ésta es la importancia de la familia como célula básica de la sociedad.

La educación integral con principios y valores universales, éticos, no solo morales y religiosos,  siembran y cultivan en los niños y jóvenes la  importancia de trabajar por nuestra ciudad y estado.  

Por tal motivo rendimos homenaje a la familia de doña Martina y don Edgardo, sus hijos y, ahora,  sus yernos y su nuera, así como sus nietos, es decir, de su familia nuclear a su familia ampliada.

Urge volver la mirada a la familia para educarla. Es el único muro de contención frente a los ataques representados en muchos casos por el abuso del poder de los malos gobiernos y políticos. 

La familia es, al mismo tiempo, la más sólida barrera ante los perversos mensajes de los medios de comunicación que fomentan el consumismo, el materialismo y nos alejan del amor y solidaridad.

Destacamos que la sazón única que ofrece a diario el Restaurante Catedral, producto de 40 años de intenso trabajo, es un acto de amor de la familia Aguilar Escobar hacia Oaxaca y los oaxaqueños. 

Acompañado de la artista plástica Rosalba Gonzáles Gallo y la diseñadora textil Vianney Méndez, subrayamos que gracias a distinguidos oaxaqueños como ellos no todo está perdido en Oaxaca. 

Ante mis hijas Karla y Alexandra puse de manifiesto que la mayor riqueza de mi familia son nuestros amigos. La amistad es la única llave que abre todas las puertas, incluso las del alma. 

En el Museo de los Pintores que generosamente facilita su director Efraín Morales, reiteré el compromiso de luchar en contra de la injusticia, por la verdad y la belleza del arte y la cultura.

Luchemos por lo mucho que nos queda. Somos inmensamente ricos culturalmente. Personal y familiarmente apostamos al trabajo y al reconocimiento de las mujeres. Los varones nada somos sin ellas y para éstas somos complemento, si así lo deciden libremente. Juntos somos más que dos.  

Doña Martina, pionera gastronómica, orgullosa tehuana, pidió luchar porque unos cuantos no nos echen a perder la vida y exigir que nos dejen vivir en paz, que nos respetemos como oaxaqueños. 

Tenemos que luchar por conservar este Oaxaca mágico y maravilloso. Estamos dando el primer paso, empezamos a ver a Oaxaca y a la gente nuevamente feliz realizar sus convites y calendas. 

Para el 30 de diciembre tiene ya 90 reservaciones, y tuvo que cancelar una aplicación para que la gente reserve desde México, porque no puede dejar fuera a los oaxaqueños. Es nuestra gente. Entonces, esto nos habla de un futuro, una navidad y año nuevo maravillosos, enfatizó.

Si alguien llega a la puerta de mi negocio y me pide ayuda, siempre encontrará una respuesta favorable porque ama su tierra, a su gente. Luchemos porque Oaxaca merece mejores tiempos.

Hay que trabajar con fé, Dios nos ayuda. Vemos lo que sucede en Venezuela con Maduro, y en nuestro país somos libres. Podemos poner un negocio y echarle ganas para salir adelante.

Rosalba Gallo resaltó que en Oaxaca se da un semillero de artistas plásticos, el mercado de pintores  está sobrepoblado. Oaxaca siempre ofrece una amplia oferta de posibilidades para inspirarse.

En Oaxaca hay mucho color, forma y mezcla. No hay razón para no expresarnos y dar a conocer nuestro trabajo artístico. Prefiero ver a un niño con un pincel en la mano y no con una pistola.

Se nos arrebató una riqueza cultural que estaba bien enraizada en Oaxaca. Cree en la inspiración, pero también en la disciplina. Ese sabor de levantarse en las mañanas e ir directo a los cuadros. 

Los maestros son los segundos padres. Como pintora tiene un compromiso con la sociedad, ser artista es documentarse, leer, escuchar de grandes maestros, no sólo es pararse frente al caballete.

La diseñadora textil Vianney Méndez expuso un nueva Colección "Slowly", basada en una historia de amor con una persona que conoció hace un año, a través de la música y el envío de canciones.

Hizo del collar una poesía, pero esa canción le hizo sentir que era libre, fuerte, quería bailar y la parte de la canción que dice "que reviente el confeti en el planeta esta noche", fue algo muy especial. 

Hizo bocetos con hilos muy delgados que tienen que ver con la fragilidad de estar enamorado al sentirte desnudo de alguna manera, piezas ligeras que parecieran que pueden romperse pero que aún con esa fragilidad son hermosas.

Ello le llevó al primer collar unisex "Hermosamente frágil", pieza que origina la historia. La segunda idea "Ayúdame hacerte feliz", la tercera "Ayúdame a perder la mente o la razón", la cuarta "sabes a domingos".

El domingo te da la idea de estar relajado, que todo es perfecto, tranquilo.  Y la idea de esta pieza es que fuera muy simétrica; la quinta "Me sientes", lo mismo volvemos al círculo, ese camino, la sexta "En qué te has convertido" una pieza larga que une todas estas experiencias que al final te unen a una sola historia,

Y la séptima "El final  es desconocido". La colección completa es de 8 piezas, pero hasta este momento tenía 7 piezas y hacía falta una, y pues por azares del destino nunca se dio una relación con ese chico y yo estaba tan triste que con el tiempo se fue, y de repente dije, "déjalo ir" "agradece los momentos pero déjalo ir" y esta última pieza se llama "Me has dado la vida". 

Los materiales  de esta nueva colección son seda natural y tintes naturales como pericón, ocupa los textiles de Mitla y de Xagaá y dependiendo de la pieza usa bordados de punta de cruz, colaborando con San Vicente Ocotlán o bordador de Villa de Juchitán. 

Detrás de la Noticia
Alfredo Martínez de Aguilar
alfredo_daguilar@hotmail.com
director@revista-mujeres.com
@efektoaguila

También te recomendamos
Ir a versión de escritorio